_Mazas y catapultas_

Mazas, catapultas y paciencia. Toneladas de ella.

Además del miedo a que se marche. El miedo a que se quede. El vértigo de sentirse expuesta, vulnerable. La duda de si prefieres viajar acompañada. El recuerdo de aquella historia que no tiene nada que ver con tu realidad pero quiere venir a la fiesta. Las preguntas que quieres hacer y las respuestas que hubieras preferido no tener. Las malditas expectativas.
Y ahora a hacer la guerra con todos lo bártulos en la maleta.
Ojú lo que pesa.

¿Sabes esa sensación de querer rendirte ya, de desear empezar una historia diferente? Que tú no quieres tener fuerza ni ganas para intentarlo, ni siquiera para anhelarlo, pero la intuición pasa de ti, ella es más lista. O eso cree.

~Una voz me dice “Déjate llevar”
Otra voz me dice “Cuando puedas, escapa”~

La canción te lo grita y tú lo bailas. Y mientras tarareas te aplaudes, porque lo sabes. Sabes que siempre serás de las que se quedan para bañarse en el río, que solo escapas si hay otra guerra en marcha o te disparan a bocajarro. Porque marcharse sin verterse es cargar con la duda. Y dudar de lo que no fue porque no quisimos perder, porque la maleta pesaba, siempre será más triste que contar la historia de aquel hombre absurdo que no quiso asomarse a descubrir el arsenal con el que venías acompañada, para machacar primero tus escombros, después los suyos y poner rumbo, ligeros de equipaje, a todos vuestros rincones.

 

Foto: Iduna RuSol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s