_Ya verás_

Ya verás como el tiempo -o tú misma- se ríe en la cara de las historias que hoy escuecen con la sal y el limón.
Ya verás qué poco tarda en olvidarme.
Ya verás como descubres que sola eres infinita, con más vida en el cerebro que en el pasado.
Ya verás como me confiesa que de especial solo tuve el el nombre.
Ya verás como la palabra “fácil” llega a bañar los instantes, con o sin compañía.
Ya verás como no vuelvo a querer así, con todo, a nadie.
Ya verás como vienen a revolucionarte la piel, los rizos y la risa, ahora que ya has aprendido a revolucionarte tú desde dentro.

Ya verás cómo él cicatriza cuando tú aún te le lames la herida. Ya verás cómo ha encontrado la mercromina adecuada y tú aún ni sabes por dónde sangras. Ya verás como otros cumplen deseos cuando tú empiezas a imaginarlos. Ya verás como unos beben para celebrar, y tú para olvidar.

También verás cómo existen canciones que te susurran la frase adecuada bajito, solo en tu oído, para que sueltes lastre mientras bailas lo que nadie entiende. Ya verás que un día te dirán “confía”, y el verbo volverá a sonar bonito. Ya verás como ejercerás el derecho al olvido, al ridículo, a hablar de más y de menos, a reírte de ti misma para exorcizar sentimientos muertos y a los tontos vivos.

Y ya verás como a ti te olvidan al mismo tiempo que sudas su recuerdo entre nuevas sábanas. Ya verás como te altera el latir un nuevo olor y ya no te acuerdas porqué se te aceleraba el pulso con el suyo. Ya verás como sonríes al divagar sobre la vida con una voz que no tenga su acento. Ya verás como planeas un futuro contigo y después con quién quiera conocer las reglas de tu juego.

Y vas viendo tu miedos y tus logros, mezclados, turnándose un momento de realidad hasta que gana la buena vida, donde todo se complica lo justo y disfrutas por ti, por todos tus compañeros y por ti el primero.

Mi Andrés cantó con los ojos cerrados y la guitarra de siempre, y  yo vi. Vi que seré esa historia que se cuenta, una vuelta en alguna vida. Vi que me voy a encontrar a quien no me ha merecido, saltando y carcajeando en bares, él y también yo. Vi que tengo lo que cuido, debo pocos “lo siento” y me mimo más que ayer.

Y así funciona esto. Entre “ya verás” que vas viendo. Cada vez con los ojos más abiertos, curiosos, expectantes, inteligentes, experimentados y ávidos de cruzarse otros iris que brillen con el mismo destello. Los tuyos propios, los primeros.

Ya verás.

 

Fotografía: Sara Shakeel

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s