_Meigas_

Un día me cagué en el nihilismo de la Generación X porque a sus hombres les hace más cobardes. Entre traumas propios y los que le dejó en herencia Peter Pan, perdí tiempo, neuronas y coraje.

Me dejé olvidada la naturalidad en una cama que no era la mía, junto a la fuerza para estrellarme todas las veces que hiciera falta y la palabra “fácil”.

Tiempo después volví a buscar mis cosas, porque era mías y nadie merece quedarse un instante con esas tres joyas tan esenciales, mucho menos si no sabe apreciar su valor.

Por el camino de mi cama a la suya aprendí a verme más guapa, inteligente, capaz y curiosa que nunca, a sacar las tripas y ponerlas en una hoja para quien las quiera leer, a pintar con la anarquía de cuando era niña y a darle la palabra a quien tiene algo que contar.

También (me) pregunté qué pasaba en el mundo para chocarme con tanto hombre con cara de susto. Viajé entre conversaciones y cervezas, y me han contado que hay tipos que aún se quedan cuando empiezan a arañarles las tripas las mariposas amarillas. Hay ancianos que han escuchado historias de hombres que se arriesgaban a ser vulnerables. También me han susurrado los sabios del lugar que a veces te tropiezas con quien menos lo esperabas y te revoluciona desde la risa a los lunares. Quienes creen, también cuentan que hay personas que te buscan, te piensan, se ponen nerviosos cuando les miras, y que esto no les asusta, les lanza.

Dicen quienes más se exponen que los valientes “haberlos, haylos”, como las meigas.

 

Fotografía: www.borjafilms.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s