_ Tiritando_

Yo también tengo miedo a no saber en qué momento nos hemos tropezado.

Tengo una cicatriz por llegar demasiado pronto

y cenizas aún calientes de cuando llegué y ya habían renunciado.

Llevo tatuado “aquí y ahora” para que mi reloj solo tenga esa opción,

que la excusa no sea el tiempo, porque siempre serán las ganas.

 

Mis manos buscan el primer resquicio de tu piel para atacar con las peores intenciones.

Estoy acojonada, hacía tiempo que no me quitaba las bragas con precaución,

vigilando además del sexo, qué más me desnudaban.

Vengo a revolver tus sábanas y a descuadrarte los esquemas,

(me) prometo saber retirarme a tiempo.

Pero con esto siempre miento, te advierto.

 

He dejado a mi cordura atada,

no me sirve para nada.

Mientras tengas tu salón ordenado, aquí no caben razones para no probarnos.

Si tienes el pasado a medio recoger, me remango contigo.

Vamos a barrer.

Si has escondido algún terror adulto debajo del sofá y tiritan tus alertas al verme llegar,

vengo en son de guerra y los vamos a aniquilar.

 

Tengo vino, parches y tiritas,

pero no estoy aquí para que cosas mis heridas,

aunque deseo que sepas calmar cicatrices de antaño.

Tampoco vengo a lamerte los arañazos,

pero me encantará pasear la lengua por cualquier otro lado,

con una conversación o algo un poco más mojado.

No quiero que nos necesitemos,

quiero que no podamos evitarnos.

 

Yo también convivo con un nido de mariposas cabreadas en el estómago,

cansadas de despertar para inmolarse,

de brillar cuando nadie está mirando.

Rabiosas y enajenadas

por la magia de un principio

y el terror de otro posible cuento acabado.

 

Tiemblo con una huida precipitada,

un abrazo disecado,

una historia impenetrable

o un cuerpo que no sabe ser acariciado.

 

Cuidado, se marchará. Me dice la cautela.

Adelante, me quedaré. Me dice tu escalofrío.

Y ante la duda, la piel nunca me ha engañado.

 

No voy a esperarte,

pero dormiré pegada a una esquina,

por si quieres ocupar la tuya dentro de mis noches.

Mírame con disimulo,

búscame con calma,

desnúdame con impaciencia,

pregúntame con frenesí,

aclárame las dudas

y brindemos por la curiosidad que (nos) creamos.

 

Agítame las ideas y que resista la más fuerte:

Estoy tiritando, pero voy a desarmarte.

 

 

Foto: From The North Studio en La Corralita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s