_Sal con una loca_

Quieres una loca en tu vida. Ya lo he entendido.

Dices que tu relación pasada fue tormentosa porque ella estaba loca, que no quieres volver ahí, a esa noria de sensaciones. Pero la realidad es que buscas una loca con todo tu (sub)consciente.

La buscas porque sabes que cuando te lo pongan fácil y haya calma, vas a querer quedarte. Y eso asusta. Por eso lanzas cánticos en contra de las locas, pero son tu tabla de salvación. Te salvan de tener que elegir ser algo más que tú y tus circunstancias.

Hablemos de locura, entonces.

Estoy loca, mucho. Pero creo que no soy ese tipo de loca que te hará permanecer a mi lado. Porque no soy tormentosa, vengo en son de paz.

Cuando desaparezcas de mi vida -porque es posible que te vayas tú primero- no tendrás que visitar al psicólogo para superar el trauma, ni habré vomitado frases que te hagan sangrar durante años frente a otras mujeres. No te voy a tirar el móvil a la cabeza y tampoco exigiré mensajes de buenos días si no quieres enfrentar mi rabia. No, no soy esa loca, y por eso no te vas a quedar conmigo.

Soy una loca del coño sentir y te voy a sacar conversaciones personales a los tres días de conocerte que te pillarán desprevenido, te asustarán y creerás que estoy de broma. Voy a pedirte miedos por adelantado y me verás tener gestos tan espontáneos que creerás que soy de esas locas que te gustan, de las que te torturan en el momento y a posteriori, pero no.

Cuando descubras que lo que digo es lo que siento, que cuando tengo un abrazo en las ganas, lo suelto; que cuando quiero un beso, lo doy, que no entiendo de más momentos que el de ahora, que soy kamikaze por elección propia, te vas a ir. Te irás corriendo, porque si no te querrás quedar. Y ¡uy! qué miedo.

Las locas como yo tenemos problemas para hacer que los hombres permanezcáis porque os despertamos el miedo a jugarosla, con el inevitable riesgo a fallar. Y ahí, es cuando llegan las huidas por sorpresa, los silencios repentinos, el “eres una tía maravillosa”, pero hago chas y desaparezco de tu lado.

Los tipos como tú creéis que no merecemos asumir el riesgo a perder, porque tenemos una energía demasiado bonita. Pero te informo de que las locas saludables sufrimos más al tener que responder(nos) sobre los motivos de vuestra desaparición, que al despedir una historia que salió mal. Somos ludópatas emocionales, hemos venido a jugar.

Si te sirve para sentirte más cómodo, yo también puedo darte problemas.

Voy a obligarte a reconsiderar tu soltería, y eso es una putada para ti, que te crees el rey del mundo por no tener a alguien en la cabeza, por no querer saber cada día de una persona en concreto, por no inventar despierto y dormido planes con una mujer en especial. Por no sentir nada más allá de estrés laboral, ganas de beber el fin de semana y sueño extra los lunes.

También seré problemática cuando me vayas conociendo y sientas vértigo en el estómago. Es una sensación desagradable, como una borrachera emocional que no se va tomando cervezas, como la resaca habitual. Puede que con el tiempo y las conversaciones se te pase y llegue otra sensación más suave, con menos incertidumbre. O puede que te acostumbres al pellizco en la tripa y conviva entre nosotros como una extremidad compartida.

Creerás que he perdido la cordura cuando no me importe que en tu futuro exista la posibilidad de que te vayas a vivir a otro país. Te diré que, quizás, cuando llegue ese momento, coja mi maleta y te acompañe. O no. Pero que aquí y ahora, no es importante para que fluyamos sobre camas y charlas. Tampoco me pesan tus pasados, aunque seguro que te los terminaré preguntando. Y tendrás que cambiar de ropa interior, porque esa locura os hace dejar rastro.

Otro momento con el que te llevaré a lo locura será cuando nuestras discusiones no acaben en gritos o portazos. Relativizo y no me asusta tener que decirte adiós cuando descubramos que somos evitables, que no me sumas y quiero restarte de mi vida. Este instante puede desembocar en camisa de fuerza, porque cuando ves que los finales sin sangre son posibles, querrás saltar por la ventana.

Es muy loco también el modo en el que me complico con las personas que desprendéis rarezas. Soy una coleccionista de conversaciones espirituales, paranormales y ridículas. Cuando me veas disfrutando de ellas, vas a pensar: esta tía, es mi loca. Pero solo durante unos días, porque luego seré demasiado buena para ti.

Sal con una loca. Es lo único que sabes hacer, lo único que te garantiza el drama del que reniegas pero al que te lanzas como una vía para no comprometerte con nadie más que contigo, como la tabla de salvación para no sentir con piel y mente.

Pero si quieres una loca de verdad, de las que se enredan en tus sábanas y no las atan para escapar por el balcón, de las que te romperán el cerebro a base de absurdo, espontaneidad y escapadas rurales fuera de tu zona de confort, llámame. Hazlo. Coge el teléfono y deja claro ahora mismo que quieres mi locura en tu vida. Yo te llevo al mejor manicomio, si tú me dejas.

.

.

.

Fotografía de Helena Selini (@helenaselini)

 

1 Comment

  1. Personalmente me han dado mejores resultados ser directo y franco y en la segunda semana o tercera, y decir las cosas tal y como son. En general suele ser te veo bien pero no para ser mi pareja, (tiene que ser inteligente, una persona que puedas presentar con un minimo de sentido del humor, que se note que te aprecie y quiere), asi que si no cumples esto da igual que seas loca o cuerda que no vas a sacar mucho mas de un par de polvos. Se ha intentado y no ha surgido (nada mas). Por otro lado vivimos en un mundo que ya no hace falta mentir ni bailar el agua a nadie, si quieres algo lo dices y si te lo curras es porque de verdad te mola (sin mas). En 3 semanas sabes si cumple con tus minimos o no lo hace. Asi qie es bastante sencillo ( el miedo siempre esta ahi pero es que hay que entender que para superarlo tiene que ser muy buena), no vale con una loca mas o una cuerda mas, debe ser especial, tener habilidades unicas que destaquen (ya pueda ser el fisico, humor, tocar un instrumento, su voz, etc… y es el conjunto de todas estas cosas las que enamoran y hacen perder el miedo ). Asi que cuando os pregunteis por que os han dejado, entended que sois una mas y no se ve nada especial o no lo habeis mostrado. Por que tendrian que estas con vosotras pudiendo elegir a una tia especial ?. Los dos deberian ser iguales o por lo menos tener el mismo nivel.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s